Invertir el bono de tu empresa sin pagar más impuestos

Rate this post

En muchas empresas es común que se les ofrezca a los empleados bonos de distinto tipo: por reconocimiento, por meta cumplida, por nacimiento o con motivo de las vacaciones. Esta forma de estipendio deja a los trabajadores con un gran nivel de liquidez y mucha gente prefiere ahorrar el dinero antes de gastarlo.

Si lo que se busca es ahorrar, los expertos en finanzas concuerdan que lo primero es definir varias cosas alrededor de ese dinero: cuánto es lo que se quiere ahorrar, para qué se quiere ahorrar y cuál es el horizonte o el plazo que se piensa para el ahorro. Con esto decidido se puede escoger una modalidad de ahorro que convenga.

Un punto no menor son los impuestos: hay que saber cuál es la renta tributable (que es después de los descuentos legales) y a partir de esta cuánto es lo que se paga mensualmente.

Una de las opciones masivas de ahorro de bonos es el APV. Estos son más flexibles que otros instrumentos como los depósitos convenidos, porque permiten girar el dinero antes de jubilarse (aunque con ciertos castigos).

Dentro de la industria son calificados muy positivamente, ya que permiten acceder a la oferta de rentabilidad de los multifondos del sistema de AFP, con costos muy competitivos comparados con otros administradores.

APV – Qué es

Como se explica en el sitio de Cuprum APV, el Ahorro Previsional Voluntario (APV) es un monto en dinero que se puede ahorrar a través de cotizaciones voluntarias, depósitos convenidos o depósitos de ahorro previsional voluntario.

El APV tiene como principal objetivo aumentar el monto futuro de la pensión del trabajador, o si es el caso, lograr que el cotizante acumule la cantidad de dinero necesaria para jubilarse anticipadamente.

La ventaja de manejar los ahorros en un APV es que se pueden solicitar giros hacia una cuenta bancaria.

 

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario