Cómo financiar tu casa a través del leasing habitacional

Rate this post

32El leasing habitacional es una alternativa poco conocida al momento de buscar formas de comprar una propiedad. La mayoría de la gente piensa de inmediato en el financiamiento a través de un crédito hipotecario, sin embargo el leasing, aunque distinto, entrega condiciones de las que se pueden sacar provecho.

Se podría definir al leasing como un contrato que integra ideas de varios de estos instrumentos más conocidos: el mandato, el arriendo y la compra venta. ¿Cómo actúa? Al celebrarse un contrato de leasing habitacional, la persona interesada realiza un mandato para que una empresa en particular (en este caso, la institución en la que se suscribe el leasing) adquiera una propiedad; la empresa compra el bien y luego se lo entrega en comodato al beneficiario, quien se compromete a pagar una cantidad de dinero pre – definida y con la que se pagarán el valor total durante un periodo extenso de tiempo. ¿El resultado? La persona que contrata el leasing termina con adquirir el bien y convertirse en su nuevo dueño.

Para hacerse efectivo es necesaria la firma de un contrato de arrendamiento con promesa de compra venta entre la persona que quiere adquirir la propiedad y la entidad que otorga el leasing.

Subsidio leasing habitacional

Quienes escogen esta alternativa de financiamiento también pueden acceder a un beneficio del gobierno en esta área: el subsidio de leasing habitacional.

Este programa, a cargo del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, permite a las personas conseguir financiamiento para propiedades nuevas o usadas de hasta 2 mil unidades de fomento (dependiendo de las características y la ubicación del inmueble).

¿Pero esto es un arriendo o un dividendo? Lo que el leasing habitacional implica es un pago mensual que se calcula por sobre un determinado tiempo de contrato (que pueden 12 o hasta 25 años) y con el que el interesado termina por pagar la propiedad, con la libertad que el comprador puede poner fin al contrato por anticipado sin lo que implica en el caso de un crédito hipotecario.

 

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario