Jubilación a través del ahorro previsional voluntario

Rate this post

En tiempos de una gran discusión sobre las bajas pensiones, comparadas a las altas expectativas de vida, mejorar el valor de las jubilaciones es un asunto imprescindible. Sin embargo este asunto puede traer para muchos, múltiples preguntas y reflexiones y propuestas.

Expertos apuntan que la clave para mejorar la jubilación, además de ahorrar más, es asesorarse correctamente para hacerlo de la manera más positiva posible. Esto puede ayudar a evitar un mal recurrente de aquellos que ahorran sólo el obligatorio durante su vida labora: las jubilaciones que abarcan cerca del 50% de su sueldo.

¿Cómo mejorar el nivel de pensiones?  http://metrolatinousa.com/wp-content/uploads/2015/12/taxes_pagando_impuestos_declaracion_de_impuestos_t750x550.jpg

El ahorro previsional voluntario, también conocido por APV, es un ahorro adicional, lo que significa que es una suma que complementa el  ahorro obligatorio que todos los contribuyentes hacen a la AFP.

Con el ahorro previsional voluntario es posible aumentar el nivel de pensiones y contar con importantes beneficios tributarios. Eso permite que  la base imponible sea rebajada.

Algunos de sus beneficios

El Ahorro Previsional Voluntario, o APV, es una alternativa de ahorro en las Administradoras de Fondos de Pensiones, que pueden utilizar trabajadores dependientes e independientes, separados en dos definiciones: depósito de APV y depósito convenido. Es importante informarse más sobre ellos.

Tienen como principal objetivo el aumentar las pensiones de los afiliados, pero también sirve como una cuenta complementaria para cubrir a otras personas con el seguro de invalidez y sobrevivencia.

Para estimular su uso, las entidades del sistema de pensiones ofrecen incentivos tributarios para el usuario, como el APV con régimen tributario A, donde el Estado entrega una bonificación en base al monto total ahorrado y siempre que no sea superior a los 6 UTM.

A su vez, el régimen tributario B, que tiene por concepto rebajar la base imponible del monto ahorrado y pagar menos impuestos. Acá el tope es 600 UF anuales.

Existen dos maneras de ahorrar por APV:

1) Depósitos de Ahorro previsional voluntario

Los depósitos pueden ser realizados por personas dependientes e independientes y son hechos mediante aportes mensuales o cuando el contribuyente lo desee.

El monto es depositado directamente y su valor no es estipulado, o sea, puede ser cualquier valor estimado conveniente.Estos aportes permiten disminuir el pago total de impuestos.

Otro punto positivo es que esos valores pueden ser rescatados anticipadamente. Para eso se debe pagar un Impuesto Único al Retiro, que puede oscilar entre el 3% y 7% adicional al tramo de impuesto a la renta.

2) Depósitos Convenidos

Ese método puede ser realizado por aquellas personas dependientes a través de su empleador. En los depósitos convenidos, no se pagan los impuestos, una vez que no constituyen renta y sólo se pueden utilizar para la jubilación

El punto negativo es que los depósitos no se pueden ser rescatados antes de la jubilación.

Además de ahorrar más, en el caso de los ahorros previsionales voluntarios es muy importante ahorrar mejor y de manera más organizada. La rentabilidad de ese tipo de ahorro es clave en el largo plazo y puede impactar significativamente el monto de ahorro final.

De esa forma, para que sea posible lograr una mejor rentabilidad, es imprescindible no solo la asesoría de un experto, sino que también estar atento a los cambios del mercado. Con la ayuda de un profesional, es importante determinar el monto más recomendado para mejorar la jubilación, lo que optimizará los beneficios tributarios y traerá un mejor aprovechamiento de esta herramienta de ahorro.

Tags: , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario